Tufic Yazbek. presencia singular


Tufic Yazbek. Presencia singular

Fototeca de Nuevo León, Parque Fundidora, Monterrey

15 de junio al 28 de agosto de 2022


La primera década del siglo XX tuvo en México una heterogénea genealogía de fotógrafos que ayudaron a construir no sólo la identidad nacional, sino que heredaron un rico y complejo imaginario colectivo que definió nuestra educación visual y la forma como actualmente consumimos imágenes. Dentro de este universo existen verdaderos maestros de la lente como el cineasta y fotógrafo Tufic Yazbek (1917-1979), cuya obra fue consumida masivamente en su época, pero que tras su prematura muerte cayó injustamente en el olvido.

Innovador en diversas técnicas de estudio aprendidas en Hollywood, Yazbek fue uno de los pioneros de lo que hoy se conoce como fotografía de moda o publicitaria, además de que su estrecho vínculo con la cinematografía lo convirtió en uno de los fotógrafos de cabecera de los ídolos del cine de oro mexicano.

Su legado ha sido celosamente resguardado por sus hijos, quienes actualmente trabajan en el estudio y conservación de un archivo compuesto por más de cinco mil imágenes entre fotos familiares, obra temprana, retrato de estrellas de cine, moda, publicidad y cinematografía. De este trabajo parte la presente selección de obra, que no aspira a ser una muestra exhaustiva o retrospectiva de Yazbek, pero sí una mirada focalizada a tres temáticas recurrentes dentro de su producción: el retrato de estudio, la fotografía publicitaria y las imágenes de viaje o vida cotidiana.

El retrato es central para conocer la obra de Yazbek, ya que es una de sus vertientes más conocidas por fotografiar a la élite del cine mexicano, pero al mismo tiempo fue uno de los trabajos que más lo acercaron con el público masivo, ya que a la puerta de su estudio hacían fila centenares de clientes que buscaban ser retratados igual que sus ídolos de la pantalla grande.

La fotografía producida en estudio fue desarrollada por Yazbek en una época donde nacía ese prolífico mundo de la moda y el consumo masivo. Sus ingeniosas instalaciones y el eficiente uso del sistema “Front Projection”, que le permitía producir fotos en estudio simulando cualquier paisaje exterior, lo convirtieron en el fotógrafo de cabecera de las principales marcas en el país y le permitió retratar a las actrices y modelos más aclamadas de su época.

La fotografía de viaje o vida cotidiana es otra ruta esencial dentro de la selección, ya que como ocurre con la mayoría de los fotógrafos profesionales, la cámara se volvió para Yazbek una extensión de su cuerpo. Retrató con meticulosidad no sólo lo que hacía en su estudio, sino que aprehendió con la lente cualquier aspecto de su vida. Una técnica cada vez más depurada hizo que afinara su ojo como productor, pero sobre todo lo fue educando en el interminable arte de capturar la realidad con luz.


Edgar Alejandro Hernández, curador | Junio de 2022