Entrevista con Eugenio López (2003). "Con el tiempo el arte cuesta más"

POR EDGAR ALEJANDRO HERNÁNDEZ





Es un mito que el arte latinoamericano esté de moda, asegura el empresario Eugenio López, dueño de la Colección Jumex, quien explica que en la actualidad poco importa la nacionalidad de los creadores. "Lo que vale es la calidad y la contundencia de la obra".

Bajo esta lógica, López (Ciudad de México, 1967) ha integrado a lo largo de 12 años una colección con más de 400 obras de un centenar de creadores nacionales y extranjeros. La conformación de este acervo, considerado el más importante de arte contemporáneo en México, le ha permitido que el New Museum of Contemporary Art de Nueva York le rinda un homenaje el 14 de abril por "ser una de las personas que más apoya el arte actual".

Para López, otro reconocimiento a su labor como coleccionista es que el Antiguo Colegio de San Ildefonso abra sus puertas, por primera ocasión, a una exposición de arte contemporáneo con una selección de piezas de la Colección Jumex.

"Edén es un sueño hecho realidad, me sorprende que San Ildefonso nos haya invitado a exhibir la colección. Es el lugar que más me interesaba para mostrar nuestro acervo en México, incluso por encima de Bellas Artes, porque creo que resulta un hecho histórico que obras de arte contemporáneo entren a un lugar con tanta presencia dentro de las artes visuales".

La exposición Edén fue curada por Patricia Martín y Patrick Charpenel, quienes seleccionaron 50 piezas dedicadas al tema del paisaje y la naturaleza, pertenecientes a los géneros del video, la instalación, la escultura y las impresiones a color, de artistas como Doug Aitken, Francis Alys, Tacita Dean, Rineke Dijkstra, Douglas Gordon, Jonathan Hernández, Yayoi Kusama, Sharon Lockhart, Gabriel Orozco, Ugo Rondinone, Hiroshi Sugimoto, Sofía Táboas, Pablo Vargas Lugo y Cerith Wyn Evans, entre otros.

La Colección Jumex está integrada en su mayoría por artistas jóvenes, pero la edad del creador no representa una limitante para que López adquiera obra, ya que el coleccionista explica que igual ha comprado piezas de artistas de 22 que de 90 años.

"Actualmente coleccionamos obra de unas 40 personas, a quienes le hemos seguido la carrera todo el tiempo. Pero igual vamos a ferias y compramos piezas sin importar que sea un artista nuevo. Los lineamientos para nuestras adquisiciones son simples: que nos guste a la curadora y a mí, que sea un artista serio respecto a la idea que sustenta su obra, y que creamos que la pieza va a marcar una tendencia contundente en el futuro o a dejar algún tipo de huella en el arte contemporáneo".

López considera falso que el arte latinoamericano esté de moda en el mercado internacional. "No se puede asegurar que este de moda tal o cual país. De acuerdo a mi experiencia en ferias, bienales y muestras internacionales, los artistas se cotizan de forma individual y de América Latina el único creador que ha logrado colarse en los circuitos internacionales es el mexicano Gabriel Orozco, no hay más".

El coleccionista señala que el arte es un reflejo de la actualidad, razón por la cual la Colección Jumex se ha dedicado en los últimos años a comprar videoarte.

"Para comprar obra no puedes pensar sólo si la pieza se verá bien en la sala de tu casa. Nosotros adquirimos mucho video, cosa que nadie más hace en México, porque creemos que es una manifestación importante en la escena mundial. Es un referente histórico en un tiempo caracterizado por el internet, el DVD, la animación computarizada y el sonido digital".

López desconoce el valor de su colección, debido a que el arte aumenta de precio según las tendencias internacionales. "No recuerdo exactamente, pero estimo que la pieza más cara que he comprado ha sido de alrededor de 150 mil dólares (un millón 650 mil pesos), de ahí para abajo. Hay muchas de entre 50 y 100 mil dólares, pero el arte contemporáneo continúa siendo más barato que el moderno, por lo que en la mayoría de los casos resulta una buena inversión, ya que con el tiempo cuesta más".

Además de su faceta como coleccionista, López patrocina becas a jóvenes creadores para que realicen sus proyectos o estudien en el extranjero, además de que apoya la edición de catálogos, invita a curadores extranjeros para que hagan revisiones de su colección y presta piezas a exposiciones colectivas.

"Quiero crear una red internacional en la que participe México. Si los artistas viajan pueden mostrar su trabajo en otras partes del mundo o, si vienen curadores a México, pueden ver las piezas mexicanas y después llamarlos para otras curadurías. Creo que sin este esfuerzo no tendría mucho sentido la Colección Jumex".

Comments